Cargando... (0%)

El reto de la personalización del aprendizaje

22 Mayo 2015

Un nuevo modelo

 Nos encontramos en un momento de profundo cambio educativo, un momento en el que los diferentes actores implicados en la educación de los futuros ciudadanos del siglo XXI deben aunar esfuerzos para conseguir un modelo educativo que haga posible el desarrollo de las capacidades de cada uno de ellos. En palabras de Javier Tourón, experto en el desarrollo del talento académico, «el actual sistema de distribución de contenidos centrado en el rendimiento, en lugar del aprendizaje, no está produciendo cambios positivos para nuestros hijos y su futuro». Por ello debemos plantear una nuevo modelo de aprendizaje en el que cada alumno encuentre su lugar y ninguno quede excluido.

 Un alumno, una manera de aprender

 Personalizar el aprendizaje no significa dedicar más tiempo a cada alumno para hacer lo mismo, sino detectar cuáles son los intereses y las habilidades de cada uno de ellos y adaptar el currículum a esas actitudes e inteligencias. Es innegable que hay cosas que todos debemos aprender, pero no hay ninguna razón para que las aprendamos de la misma manera.

 En este nuevo escenario en el que la diversidad de estilos de aprendizaje es tenida en cuenta, el objetivo no es que los alumnos se integren dentro de un itinerario estandarizado de contenidos sino que cada alumno pueda desarrollar a partir de sus propias características e intereses su mejor versión. Para ello es fundamental flexibilizar las actividades de aula y los materiales con los que se trabaja.

La tecnología: un aliado de la personalización

 La revolución digital y los usos educativos de la tecnología facilitan enormemente esta personalización. El uso de las TIC como herramienta para alejarnos del enfoque estandarizado del aprendizaje nos permite dirigirnos hacia un nuevo paradigma en que el alumno es tenido en cuenta con sus características y necesidades educativas individuales.

 Los materiales educativos digitales hacen posible algo que hace pocos años era casi ciencia ficción: contenidos flexibles, con diferentes itinerarios, personalizables y adaptables a los distintos perfiles de alumno. Esos materiales facilitarán enormemente la tarea del profesor, el guía que acompaña a sus alumnos en el camino de aprender.