Cargando... (0%)

¿Para qué se necesita un asesor TIC?

30 mayo 2016

Por Nolwenn Lemarie BourelAsesora Digital-Text, zona Centro.

El fenómeno de la globalización ha transformado la sociedad en todos sus ámbitos, incluido el de la educación. Los cambios que se están produciendo dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje se ven influenciados por acontecimientos tecnológicos, que deben ser considerados como la herramienta que permita al profesorado dinamizar y enriquecer la metodología de la clase. Además, la tecnología ha ido incrementando positivamente el proceso de aprendizaje de los alumnos, ya que son muchos los beneficios que las Tecnologías de la Información y Comunicación ofrecen a la educación en nuestra sociedad.

La aplicación de las TIC en la educación es una realidad factible y necesaria, por ello es importante que el docente tenga una idea muy clara del potencial de cada uno de los recursos tecnológicos a su alcance.

Cuando centro educativo toma la decisión de pasar de una metodología más tradicional a un modelo digital, se enfrenta a miles de dudas, preguntas e incluso miedos. Es en ese momento cuando la ayuda del asesor TIC es primordial ya que su función es la de canalizar esas cuestiones y buscarles una respuesta.

Un consultor es un especialista en un campo determinado que da consejos sobre sus conocimientos. En el caso de un asesor TIC, su formación y experiencia en el campo de las Tecnologías de la Información y Comunicación se aplicarán para proveer al personal docente de los centros educativos de la información necesaria sobre los medios tecnológicos que deberá emplear para implantar un proyecto digital e innovador.

La competencia digital del asesor TIC va dirigida al conocimiento, análisis y valoración de las herramientas tecnológicas disponibles desde un punto de vista funcional con el objetivo de integrar las Tecnologías de la Información y Comunicación en los centros escolares.

Los puntos fuertes de un asesor TIC son sus conocimientos técnicos y la forma que tiene de transmitirlos, ofreciendo a los docentes o equipos directivos una formación de calidad y adaptada a su nivel, una enseñanza tecnológica basada en herramientas innovadoras que les ayude a resolver las problemáticas del centro y facilitar el aprendizaje a sus alumnos.

Se me ha ocurrido preguntar a algunos profesores con los que llevo trabajando desde hace unos años como definirían mi papel y muchos coincidieron en que era un apoyo que les daba seguridad y tranquilidad. Me gustó pensar que les aportaba esa confianza que a veces falta en un centro para poder tirarse a la piscina.