Cargando... (0%)

De cuando encontré un tesoro

21 Octubre 2016

No hablaremos de oro, joyas y brillantes, perlas y zafiros, no, sino de un tesoro de otro tipo. Un tesoro con un nombre que hace referencia al juego chino formado por siete piezas poligonales, con las que debemos formar figuras sin superponerlas: el tangram.

Porque el tangram no solo es eso, un juego chino por piezas, es también un proyecto pedagógico de contenidos digitales imprescindible para las aulas de Secundaria.

Y, ¿por qué es un tesoro? Porque con Tangram los docentes por fin tienen a su disposición un proyecto curricular serio, innovador y diferente, para trabajar las TIC en su centro y con sus alumnos. Recuerdo mis tiempos como profesor de Geografía e Historia en un centro concertado, con unos impecables libros de papel ­­—que eran un verdadero tostón— con aburridos contenidos que no ofrecían ninguna motivación a los alumnos.

Pero, ¿que es lo que ofrece Tangram que motiva tanto a los docentes, provoca su interés y hace recuperar la ilusión por enseñar? Se trata de un proyecto absolutamente competencial, en el que se contemplan las inteligencias múltiples y la taxonomía de Bloom, con itinerarios metodológicos para todos los docentes, los que van más despacio con un método más pautado o incluso para los que innovan en el aula.

Además, Tangram nos permite tener los contenidos descargados en nuestro dispositivos en HTML, y que nuestros alumnos puedan estudiar en cualquier sitio, y hop! que lo puedan visualizar cómodamente y de forma adaptada en su teléfono móvil. Ya no hay excusas para no trabajar fuera del centro. ¡Los hemos pillado!

Suena bien, ¿hay algo más? Sí, lo hay. Además, los docentes podemos personalizar los contenidos con diversos itinerarios, flexibles y adaptados a las necesidades de nuestro alumnado. Y podemos evaluar por rúbricas… un amplio abanico de posibles metodologías y herramientas que enriquecen nuestra labor como docentes.

Y, lo que más gusta es que con Tangram por fin podemos personalizar los contenidos del libro de texto. Los docentes ya podemos modificar los textos, borrando, añadiendo y manipulando a nuestro antojo: vídeos, fotografías, ilustraciones, enlaces externos con apps, enlaces, etc. Se nos abre un nuevo mundo donde ya podemos incorporar esos contenidos propios donde antes no los podíamos tener.

Si a esto le añadimos que podemos cambiar el orden de las unidades y temas y ocultar contenidos total o parcialmente para que nuestros alumnos solo vean lo que nosotros queremos en el momento indicado, podemos decir que con Tangram lo tenemos todo para dar que nuestra clase sea divertida, diferente y motivadora.

¿Puedes conseguir esto con otras herramientas más tradicionales como un libro impreso?

Raül Gonzàlez – Asesor Digital-Text, zona Levante